LA RULETA DE LA FORTUNA, DEL AMOR, DE LA VIDA......

domingo, noviembre 08, 2009



La ruleta de la fortuna; que expresión más agradable y a la vez más tentadora.
Dichosa suerte la mía.

A veces me pongo a reflexionar sobre mi suerte, y quien no. Supongo que la suerte no es algo que uno escoja, sino más bien aparece al azar en nuestro destino. Si es así ; en este caso mi suerte me la ha jugado porque ha truncado mi felicidad familiar.

Pero como este post va a tratar de la SUERTE, hablaré de ella sin tener que mezclar cuestiones personales.

Por ello mismo, no quiero ponerme triste haciendo paradas en el pasado. Como iba diciendo son miles los autores y literatos que comentan aspectos importantes sobre la suerte. Hace tiempo pude leer en un manual de psicología que la SUERTE se regia por unas reglas. ¡¡¡¡ Es increíble no!!!

Pues como decía la dichosa suerte bien de la fortuna, del amor, de la vida o de lo que queramos llamar. Todos son atributos que le asignamos a la palabra SUERTE tiene sus normas y reglas.
La primera regla de la buena suerte establece que la suerte no dura demasiado tiempo porque no depende de uno, mientras que la buena suerte la crea uno mismo, por lo que dura siempre.

Si es así no comparto lo que se cuenta. Hay un dato muy revelador que salió en un reportaje de Informe semanal, de Televisión Española. Se trataba de un reportaje sobre varias personas a las que les había tocado la lotería y a las que, diez años después, volvían a visitar. Pues bien, el 90% de los premiados estaba arruinado, o peor que antes o igual que al principio; y, además, peleado con todas sus familias. Si a eso le llaman suerte que me lo expliquen detalladamente porque no entiendo nada.

Es decir, la suerte, aunque llegue, no dura. Precisamente la gente a la que le toca la lotería –que muchas veces es lo que todos deseamos– cae en la actitud de abandonarse al destino porque, cuando llueven muchos millones de golpe, lo que se piensa es que ya no merece la pena hacer nada, ya que realmente no hay nada que dependa de uno. Esto hace que se adopte una actitud de abandono merced a la cual se gestiona muy mal esa gran suerte y se empieza a depender sólo de la suerte.

La segunda regla de la buena suerte dice que muchos son los que quieren tener buena suerte, pero pocos los que decidimos ir a por ella. Yo tampoco comparto esto. Somos muchos los que deseamos ir a por ella, ahora pueden existir inconvenientes que obstaculicen la meta que genera el resultado.
En fin, acabo recitando una expresión muy conocida: “LA SUERTE NO ESTÁ PARA QUIEN LA BUSCA SINO PARA QUIEN LA ENCUENTRA” . Ahora piensen si esto es así o no.




3 comentarios:

Alfonso dijo...

Yo te respondo con otro refrán: 'La suerte de la fea, la bonita la desea' jj :)

Agata dijo...

Yo te respondo con algo que yo pienso:
A mí,me ha tratado bien la vida.Virgencita que me quede como estoy.

MIGUEL ANGEL dijo...

A mi tambíen me ha tratado bien la vida salvo la pérdida tan repentina de mi padre. Por lo demás doy gracias a Dios,