LA EUCARISTÍA

sábado, noviembre 14, 2009

He estado algo ausente por circunstancias personales, quizás fruto de los signos del duelo. Me siento bien pudiendo expresar como me siento, por ello mismo y desde el lugar que presidía mi padre me he atrevido a escribiros para deleitaros con una anécdota que se criticó bastante durante la oratoria de la misa a mi padre.

Hoy quiero compartir con ustedes ese comentario que hizo el padre “ cura “ durante el evento religioso. No quiero criticar sus actos, al contrario pretendo que seáis ustedes quienes opinéis al respecto.

Durante la misa se recitó una lectura que me impresionó bastante. Se decía lo siguiente:

“Las lecturas que vamos a escuchar nos hablan del cielo. Es bueno meditar en todo lo que nos espera después de esta vida. El cielo es un regalo de Dios que es nuestro Padre y nos espera para abrazarnos. El cielo es el Reino de la paz, la comprensión y amabilidad. En él seremos eternamente felices en unión con Dios y con todos los hombres que han sabido descubrir su misterio de amor y vivirlo con fidelidad.”

Debo reconocer, que la hermandad e ilustre cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Arcos de la Frontera han homenajeado a mi padre muy bien.
El acto estuvo presidido con música Celestial propia de difuntos. Además se comentó lindas palabras para el recuerdo.

Sin embargo, como he dicho en líneas anteirores durante el acto el padre quiso hacer una crítica hacia todos los presentes que tenía que ver con la asistencia a misa durante el resto de la semana. Al parecer estaba algo molesto porque no entendía la razón que había echo a los feligreses no asistir a misa durante la semana y en cambio sí a una eucaristía de un difunto.

No me quejo ni tampoco critico la postura de este párroco. Ahora tampoco puedo comprender porqué tanto mosqueo por no ir los feligreses a misa.

Aqui os dejo un poco de música celestial similar a la que acompaño a mi padre.




5 comentarios:

Alfonso dijo...

Recuerdo una canción de Alberto Cortez: Cuando se ve que se consagran las prisiones en nombre de Jesús Resucitado, no se extrañen que se den las bendiciones desde un púlpito blindado.

Agata dijo...

¿Porque ir a la eucaristía de un difunto es una manera de mostrarle respeto?
Yo no voy nunca a Misa,porque no.Pero si el difunto es católico y su familia quiere hacerle misa y demás,ahí estaré yo si puedo ir.¿Que soy hipócrita? No lo creo. Hipócrita sería el que va siempre a Misa y luego va dando por saco por ahí...sin dejar vivir a nadie.

MIGUEL ANGEL dijo...

Llevas toda la razón Agata. Nadie tiene por qué criticar si uno va o no a misa. No por ir se es mejor persona. Al contrario aquellos que son muy de ir a veces son los peores. Un saludo.

Agata dijo...

Un beso,guapo.

MIGUEL ANGEL dijo...

Otro para los dos.