EL ASIENTO SOLITARIO

lunes, diciembre 07, 2009


Hola amigos y compañeros / as que me leéis. Hace tiempo que no escribo nada y hoy estando sentando en el sofá pude recordar algunas ideas......, que he querido compartir con ustedes.

Hace tiempo hice un viaje desde Jerez hasta Sevilla en tren.. Durante la trayectoria me rondaba por la cabeza tantas preguntas insignificantes por no decir tontas, lo que hace el aburrimiento, que creí estar volviéndome loco.

Algunas de ellas tenía que ver con las personas extrañas con las que nos encontramos en el tren, camino a saber donde...., sentados cómodamente bajo la protección del aire acondicionado.Uno escucha música tras haber terminado el seguimiento de un taco de facturas, otra aniquila unos alienígenas tras haber desesperado en sus intentos de dormir, otra anuncia su llegada a Manzanares (sí, en el coche 23, señora, lo sabemos), y otro está auto reflexionando sobre la vida, la sociedad..etc.. Cuatro funciones completamente diferentes, una sola cuestión rondándome por la cabeza.. Y yo miro alrededor, y cada día me siento menos raro, más normal cuando cuento estas cosas.

Pues como os decía, otra idea que me tenia también algo absorto tenia que ver con la cuestión de por qué la gente cuando coge un medio de transporte bien el autobús o el tren por ejemplo, siempre busca un sitio donde pueda estar sólo. Parecerá absurda la pregunta pero es algo que siempre me he cuestionado y que incluso yo mismo hago inconscientemente.

Muchas veces he pensado que cuando viajamos sólo preferimos buscar asientos donde no haya nadie porque nos encontramos bien., porque no queremos que nadie ni nada nos moleste, o quizás porque nos gusta viajar así.

Pero si os digo la verdad a mi viajar y sentarme sólo a veces me pone triste. Existen razones, almenos para mi, lógicas y que me incita a no sentarme asolas; cuando no se realiza un auto análisis de nuestra vida , otras veces hacemos un resumen de lo que hemos hecho a lo lardo del día o miramos por la ventanilla para contemplar rápidamente el paisaje como si de nuestra vida se tratara.

Lo que si está claro, por experiencia, que sentarse con gente desconocida a veces puede resultar muy positivo. Cuando por entonces estudiaba en Huelva, recuerdo haber conocido a mucha gente interesante, con mucha experiencia en la vida y e incluso he llegado a crear lazos de amistad.

Si le hubiese intentado contar esta escena, hoy tan normal, a mi padre, hoy mismo , me habría contestado que sí, que me parece normal, y tú deberías dejar de rallarte tanto y pensar más en tu vida y trabajo...... En otros pocos años más..., ¿Cuántas cosas diferentes estaremos haciendo y nos parecerán perfectamente normales? Hay que ver a este lado del túnel, qué rápido se mueven las cosas... .


4 comentarios:

Alfonso dijo...

YO soy de los que me siento solo, vamos hombre ya, lo que me hacía falta, con las cosas que lleva uno en la cabeza y que se me ponga al lado alguien a contarme su vida.
La razón es la misma que cuando uno entra en el WC y se va al sitio que está solo. ¡Espacio personal! ¡Qué no nos lo invadan!

MIGUEL ANGEL dijo...

je je je. Pues sí pero no siempre se cumple lo que dices. Siempre se necesita la compañia de alguíen para que el viaje se haga más ameno. Un saludo para tu espacion personal...

Agata dijo...

Es tan bonito lo que dices...No lo es tanto cuando la última vez que volví de Madrid en tren,una de las que nos tocó frente a frente no podía levantar los brazos.Vamos,que yo se lo pedía a todos los santos:PORQUE PARECÍA QUE TENÍA UN GATO MUERTO EN LOS SOBACOS.

MIGUEL ANGEL dijo...

je, je, je. No si eso suele ocurrir que te toque gente asi y quieras estar tranquila. Un besote.