Sacrificio o placer.

domingo, agosto 23, 2009

Hola de nuevo mis queridos lectores y lectoras. Hoy empezaré mi primer post comentando un poco algo de mi vida. Sí, pero enfocado sobre el esfuerzo que supone tener que trabajar para poder pagar la dichosa academia.

Muchas veces me pregunto si seria capaz de volver a repetir la misma jugada. Creo que sí cuando mi objetivo es poder hacer realidad un sueño. El poder cumplir una realidad que aunque está lejos quizás esté más cerca de lo que imaginamos. Pero te lo tomas tan a la tremenda que a veces te olvidas de que tienes una vida social y por ello te dejas la vida en el camino.
Profundizando un poco en el tema, que es a lo que voy, diré que mi vida no ha sido un jardín de rosas, porque he tenido que trabajar mucho, echando horas en un hotel como recepcionista, camarero si hace falta. Y todo como dije al principio para saldar el coste de la academia. La verdad no es nada fácil pero si puedo decir que si te organizas y planificas se consigue.
Muchos se habréis cuestionado si realmente merece la pena sacrificar tanto por nada. Yo lo he hecho y puedo deciros que estoy orgulloso de mi esfuerzo ya que he podido ver con creces la recompensa.
Es fácil decirlo pero hay que echarle un par de narices para involucrarte. Siempre lo he dicho a mi círculo de amistades, que lo que no se consiga ahora que uno es joven más adelante será más difícil. Ya mi padre se encarga cada vez que puede de recordármelo. Yo he seguido de sus consejos, y la verdad no puedo quejarme. Tengo alguien que me quiere, un trabajo itinerante de momento, buenos amigos y amigas, y salud que no falte. ¡¡Qué más se puede pedir ¡¡.B ueno eso sí, falta cumplir mi sueño.
¿Y ustedes, han hecho alguna vez algún sacrificio merecido ?



6 comentarios:

Alfonso dijo...

Pues sí. La vida son muchos sacrificios. Por ejemplo, mientras mis amigos todos presumen de viajar de allí para allá, yo lo más lejos que voy a es a Granada. Desde que tengo la hipoteca no puedo viajar. Me quedan cuatro años para terminarla. Si no me hubiera sacrificado en esto de los viajes, hoy no tendría casa. Dentro de cuatro años espero viajar, y si no, con el inserso, o en las excursiones que te venden las cacerolas y las mantas mágicas :-D

MIGUEL ANGEL dijo...

Si señor, Alfonso, asi como dices llevas razón. A veces aunque creamos que no merece la pena al final los logros se observan con creces.

Agata dijo...

Cuando una es madre no hay sacrificios(por lo menos nosotras no percibimos que hacemos un sacrificio).Lo que se da es mucho amor.Pero a mí,me encanta dar todo lo que puedo y más.Porque yo lo valgo...jajaja.Un beso enorme.

MIGUEL ANGEL dijo...

Me parece genial lo que dices. Ser madre y sacrificar todo por amor es lo más maravilloso que he oido.

Satie dijo...

No me cabe duda de que cada vez te queda menos para conseguirlo.Ánimo.

MIGUEL ANGEL dijo...

Muchas gracias Satie. Si creo que poco me queda para alcanzar mi meta.