Tú , ¿Por quien estás a favor ?

viernes, octubre 15, 2010

Hola de nuevo amigos lectores/as. No he podido dejar al lado esta noticia tan importante y que nos afecta a todos en distintos grados. Se trata de un vídeo que explica con claros detalles la situación que está sufriendo hoy día el gremio de profesores. Creo que todos somos profesores de nuestros hijos/as y como tales nos merecemos y se merecen un respeto.

Yo, después de lo visto, me sumo a dicha acción solidaria entrando y firmando en la web principal que da pie al título que os dejo YO TAMBIÉN SOY DEFENSOR DEL PROFESOR para terminar de una vez por toda con esta lacra social.

Y me pregunto yo; ¿creéis qué es un delito o por el contrario una falta?..en fin son tantas las polémicas al respecto. Lo que si está claro es que la sociedad de ahora, la nueva generación está haciendo de las suyas y si no frenamos esto, unidos padres, madres, profesores/as, alumnos/as...será tarde porque nos encontraremos con un colectivo de jóvenes sin ilusión de crecimiento, sin afán de superación, elementos que constituyen hoy día pilares básicos para una sociedad.

Es por ello que yo también hago un llamamiento a la sociedad para que se sumen a este acto solidario: YO SOY DEFENSOR DEL PROFESOR Y DE LA PROFESORA.



9 comentarios:

Jabo dijo...

Yo también soy un gran defensor de profesores y profesoras.
Hay que dar un giro a nuestro sistema educativo, y hacer que el papel del profesorado sea el que les corresponde. Basta ya de agresiones, insultos, desprecios... que están padeciendo.
Abrazo. Jabo

SILVIA dijo...

Pues yo me sumo sin dudarlo.
Debemos reinculcar valores a nuestros hijos.
para ser justa conmigo misma te diré, que tan importante me parece el respeto de alumno hacia profesor como viceversa.
Pero creo que la base del problema muchas veces somos los padres. Cuando yo era niña, mi madre no se perdía una reunión, tutoría o como quieras llamarle. Hoy en día es triste ver la escasa asistencia de padres a dichas reuniones. Si nuestros hijos intuyen nuestro pasotismo ¡vía libre! Por supuesto, el profesorado tiene mucho que ver y decir en la educación de un niño, pero no nos olvidemos que la mayor responsabilidad es de los padres.
Con todo esto, repito:me sumo!
Un abrazo!!!

Alfonso dijo...

Faltarle el respeto a un profesor/profesora es faltarle el respeto a una autoridad del estado y debe tratarse como tal.
Yo, que trabajo para el estado, si alguien me falta en mi trabajo y a causa de mi servicio, puede estar seguro que voy a ir contra él.
Pero te voy a crear un poquito de polémica en el blog.
¿Y si el profesor/a es de un colegio privado?
No pueden ser considerados autoridades del estado puesto que no hacen oposiciones, y entran a la libre elección del director/a del centro, aunque sea concertado.
No digo que se les falte el respeto ni lo justifico, porque eso no se lo merece ninguna persona.
¿pero tiene la misma autoridad un profesor/a de un colegio público de uno privado?
Difícil cuestión.
Se nota que yo estoy a favor de la educación pública y para nada a favor de la educación privada, cosa que si en mis manos estuviera, nacionalizaba y la quitaba.
Con la educación tanto como la sanidad, no se juega. Deben ser públicas.
Que por cierto, el personal sanitario tiene el mismo problema de falta de respeto, con que la cuestión no estará sólo en los niños/as.
Saludos nocturnos.

María dijo...

Se estan perdiendo los valores humanos, Miguel Angel, y no debemos consentir eso, la falta de respeto, no sólo con los profesores sino con los padres, compañeros, ancianos, etc, no se debe consentir.

Un beso.

Marina Fligueira dijo...

Hola: una entrada excelente.
Pues como no, yo también soy defensora de los PROFESORES.
Uno de mis hijos es Profesor de instituto y lo ha pasado muy mal hace dos años; hay chicos muy buenos y respetuosos, pero siempre aparece alguna hierba mala, que quieren imponer su estilo, que no es precisamente el adecuado.
Pues en medio de treinta chicos había media docena- de estos valentones que son muy difíciles de educar y de llevar al buen camino. Él, no es porque sea mi hijo, pero es una persona que ama su trabajo y quiere que sus alumnos sean buena gente el día de mañana.
También hizo de psicólogo con ellos para enderezar su vida, pero el árbol que está torcido es muy difícil de enderezar. Siempre intentando reventar las clases y hasta los demás chicos, les tenían miedo.
Como con él no podían, pues tiene un carácter bastante fuerte. Le entraron en el garaje de su casa, y le rajaron una moto nueva que acababa de comprar.
Estos chicos son hijos de padres, que deberían ellos ir a la escuela. ¿Mejor dicho, debería haber escuela obligatoria para estos padres que, como van educar, si ellos no tienen educación? ¡Porque la educación comienza en casa! Veinte años antes. Gracias por traer aquí este tema tan importante en nuestros días.

Un saludo muy cordial. Se feliz.

Anónimo dijo...

Defensora a ultranza de toda persona que tenga algo que enseñar a los demás y que eso suponga un aporte como crecimiento para el ser humano, pero...
¿habrá algunos "profes" ó "maestros" que también tengan el DEBER de ganarse el respeto de los alumnos y de las familias?. No se pueden establecer "generalidades" y por supuesto ese respeto del que hablamos debe estar en consonacia con la ganas de implicarse, con la motivación, con la "ocupación" y la "la preocupación" por el aprendizaje y la evolución del alumno en todos los sentidos. Evidentemente hay situaciones que a los profes se nos escapan y ya no está en nuestras manos poder resolver y para eso ya están otros profesionales que pueden ayudar a los alumnos con problemáticas especiales.
Un saludo, muy bueno el tema.

Alicia dijo...

A favor del profesor, al fin y al cabo dejamos la educación de nuestros hijos en sus manos, sólo por eso les debemos un respeto!!
Cuidaté.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Se ha pasado de un extremo a otro, en mi colegio hasta el recreo era una asignatura, el gran problema es la falta de respeto y las culpas totalmente a la educación de los padres, un saludo.

Marina dijo...

Yo soy defensor del profesor...y de mí misma, por encima de todo.
Un trabajo ingrato el de profe y cada vez más.
Cuidamos a nuestros niños, pero no cuidamos las manos en las que los ponemos. ¡Vaya mierda de sociedad!
Besos compañero.