¡¡ AYUDA POR FAVOR !!

jueves, marzo 04, 2010


¿Por qué ayudamos a los demás.?

¿Quien es más probable que ayude a otros?

¿A quien es más probable que ayudemos.?

¿Cuándo ayudamos?

Muchas de estas cuestiones tienen que ver con el término de ALTRUISMO. Un concepto de base biológica, que hemos heredado de nuestros ancestros a través de la EMPATÍA.

Esta emoción, que nos hace sentir preocupación por el malestar de una persona ajena. Pero nacer con una predisposición a la empatía no significa que ayudar a los demás sea algo automático. Esa tendencia debe moldearse a través del aprendizaje social que se recibe a lo largo de la vida y de la interacción con nuestros semejantes.

Por otra parte, tampoco es automático pedir ayuda a otros cuando tenemos un problema. Tanto en la decisión de solicitar ayuda como en la reacción una vez recibida intervienen una serie de factores vinculados con la personalidad, con la naturaleza del problema y el tipo de ayuda que requiere. El que ésta se percibida o no como algo beneficioso por el que la recibe, por tanto, el que su reacción sea positiva o negativa, depende sobre todo del apoyo que supone para él y la amenaza a su autoestima.

También es verdad que ayudamos a nuestros hermanos o hijos antes que a los desconocidos. Otras veces, ofrecemos o no nuestra ayuda a condición de que se nos la devuelva en un futuro. Cuantas veces hemos dicho, estoy en deuda contigo, cuando estés en apuro o lo que sea cuenta conmigo. Y llega el día y entonces...pls pls...????.

Es decir son muchas las explicaciones que se dan al respecto. Unos dicen que tienen una base social, otros que se debe al aprendizaje, a los valores sociales y morales y a veces, a las emociones.
¿Creéis que ayudan más los hombres o las mujeres? Pues depende del tipo de ayuda y del rol social. Si es verdad que en situaciones de riesgo Intevienen más los hombres.

Ayudamos más a quienes encontramos atractivos y/o nos gustan, a quienes son similares a nosotros, a las personas de nuestro propio grupo, y a quienes juzgamos merecedores de nuestra ayuda.

Pero ayudamos sobre todo en las intervenciones de emergencias.

Pude leer hace tiempo, que cuantas más personas están presentes en una situación de ayuda, es menor la probabilidad de que alguien se decida a ayudar y tardará más tiempo en hacerlo. Curioso, no¡¡.

Pero lo que si está claro en todo este asunto, es que hay que diferenciar entre la ayuda que se pide y la que se recibe sin solicitarla. Ya que muchas veces, recibidla sin quererla también puede producir pérdida de libertad.







16 comentarios:

María dijo...

¿Que si ayudan más los hombres o mujeres? yo creo que no va en función del sexo que se tenga, sino de cómo sea cada persona.

Hay personas muy serviciales, que ayudan y colaboran solidarizándose siempre, en cambio, otras personas, les cuesta mucho más.

Yo creo que también depende de los momentos, si estás en un momento lleno de problemas, sólo te das cuenta de lo que te sucede a tí, estás agobiado y te sientes impotente para ayudar a los demás, porque estás invadido de problemas, y te faltan fuerzas. En cambio, si estás más libre de problemas, te sientes con más ganas y fuerzas para ayudar a los otros.

Un buen tema, Miguel Ángel, gracias por compartir.

Un beso.

Paco Alonso dijo...

Interesantes y sabias palabras que llegan al alma de cualquier lector.
Es siempre un inmenso placer acercarse a comprobarlo en este cálido espacio que con tanto esmero nos brindas.
Gracias por compartirlo.
Cálido abrazo.

MIGUEL ANGEL dijo...

Gracias Paco por tu comentario y a Maria. Respecto lo que dices es verdad que cuando estamos envueltos de problemas no vemos con lucidez el que alguíen pueda necesitarnos. Estamos tan enturbiados que dejamos de ver que alguien que nos quiere, que es cercano a nosotros pueda necesitar más ayuda que nosotros mismos. Por eso veo que sea necesario compartir los problemas con quienes creemos que son de confianza. Un abrazo.

Mª Dolores dijo...

Profundo, tu comentario. Yo tampoco creo que el sexo tenga nada que ver a la hora de ayudar, más bien del sentir de cada uno: escuchando, estando simplemente al lado del otro, participando...
Te doy la razón cuando dices que muchas veces estamos tan inmersos en nuestras cosas que somos incapaces de ver más allá. Es normal que esto sucede a veces. Somos humanos.
Un saludo

La seño Vanespecial dijo...

Holaaaa!!!
Cuando te llamen, también deja que descubran lo humano que eres, okis???
;)

vengo a compartir un premio contigo, espero te hago ilu.
http://premiospamiblog.blogspot.com/2010/03/mi-blog-es-un-blog-vip.html

Abracitos!!!

Agata dijo...

Lo malo es cuando necesitamos ayuda de manera urgente y nadie se da cuenta de ello.
Puedes estar en un pozo y nadie se da cuenta de ello.
No lo digo a nivel económico,que es en lo que ahora todo el mundo puede pensar.
Lo que sí es que puede tener consecuencias desastrosas.
Y nadie se da cuenta de ello.

MIGUEL ANGEL dijo...

Gracias Maria dolores, Agata y Vane por vuestros comentarios haceis que este blog se siga alimentando cada día y continue con su labor. Un beso...

MAMÉ VALDÉS dijo...

Algunas cosas no tienen precio y cuando realmente está prestando ayuda de una forma solidaria y altruista, lo haces y ya está no tiene más vuelta de hoja, luego la satisfación personal cada uno la vive de una manera distinta, pienso que dentro de lo humano esta lo de ayudarnos, lo que pasa que sacamos muchas veces los animal y olvidamo lo racional, un saludo que parece que estoy haciendo una tesis, espero haberte ayudado, je je je....

salvadorpliego dijo...

Ayudamos porque es parte del ser social que somos...

Bien por tu escrito. Te felicito.

Un placer leerte.

SOMMER dijo...

empáticos somos, altruistas menos, generosos casi nada...

SILVIA dijo...

Ayudar debe ser siempre altruísta, gratuíto y de corazón.
Cuando la ayuda es previamente requerida siempre se recibe con brazos abiertos. ahora bien, hay quien se empeña en "ayudar" aún a pesar de que no hayan sido requeridos. Es entonces, cuando se pasa de la ayuda a la intromisión. per eso ya es harina de otro costal. Besazos!!!!

Alfonso dijo...

Haz el bien y no mires a quien. Y ya está. Para qué complicarnos. Lo que no soporto son los profesionales de la ayuda. Los detesto. Los que negocian con ella.

Red. dijo...

Creo que a todos nos da por ayudar, por el simple hecho de ver mejor al otro, por esa famosa "empatía".

Tiene que haber sido muy malo alguien para que nos de igual su situación, cuando anda de malas.

Muy buena entrada!!

MIGUEL ANGEL dijo...

Muchas gracias Red.

Marina dijo...

Ayudar es complicado y una lobor silenciosa y profunda. Cuando deja de serlo, la ayiuda deja de ser efectiva.
Un abrazo.

Paco Alonso dijo...

Creo que hay de todo...
Un cálido abrazo para ti desde el sol de Cantabria, un poquito escaso por las nubes que acechan por acá.
Un bello post el que nos acercas, gracias por compartirlo.